Cómo enseñar a un niño a dormir solo

/ / Cómo enseñar a un niño a dormir solo
Aprender a dormir sólo

El sueño de los niños es un tema que le quita el sueño a los padres y se ha estudiado desde hace muchos años. Al llegar la hora de dormir, los niños no quieren acostarse por distintas razones. En algunos casos, el miedo a la oscuridad y la sensación de inseguridad que les provoca el estar lejos de sus padres, es la base de todas las excusas que ponen los niños. Así que enseñar a un niño a dormir solo es un proceso por el que los padres siempre deben pasar.

Es necesario cambiar esa situación y organizar el horario de sueño, respetando los espacios de cada uno.

Para lograr este objetivo, puedes recurrir a recursos como una luz nocturna inteligente, diseñar su dormitorio acorde a una temática específica o leer cuentos antes de dormir. Pero también puedes apoyarte en algunos juguetes que facilitan que un niño pueda dormir solo.

¿Por qué mi hijo no quiere dormir solo?

Estar solo en su habitación por la noche suele generar miedo en los niños por varias razones. Por ejemplo:

  • relacionan la oscuridad con las pesadillas
  • creen que las cosas malas suceden cuando está oscuro
  • la oscuridad no les deja saber lo que sucede a su alrededor

En estos casos, se puede encender una luz tenue y explicarles que esa luz les permitirá ver mientras es de noche. Sin embargo, hay estudios médicos que aseguran que la secreción de melatonina, la hormona encargada de inducir el sueño, se ve alterada al dormir con una luz encendida. 

La doctora María Berrozpe ha hecho una exhaustiva revisión de los estudios médicos sobre el tema sueño infantil, concluyendo que:

“El insomnio infantil por hábitos incorrectos no es una verdadera patología, sino un desajuste entre lo que el niño desea y necesita por instinto y lo que sus padres esperan que haga para dormir bien”.

María Berrozpe

Entender el motivo de no querer dormir solo

La autora del libro “Dormir sin llorar” sugiere que: “las expectativas de muchos padres se generan a través de una ciencia sesgada en la que está todo muy influenciado por la cultura que olvida casi siempre la parte mamífera del bebé. Muchos dicen “te está tomando el pelo” y recomiendan no atender el llanto del bebé. Nada más lejos de la realidad: los bebés no saben qué es tomar el pelo, ni nacen con intenciones claras de fastidiar a nadie. Tan solo responden a mecanismos de supervivencia de su especie”.

También añade que para un niño dormir solo en su habitación significa lo mismo que significaría para un adulto: el hecho de dormir solo en el medio de un bosque o la selva.

Al dormir, todos los seres humanos son vulnerables, independientemente de la edad que tengan. Cuando el adulto es consciente de ello, es probable que tenga problemas para conciliar el sueño. Si esto es lo que le pasa al adulto, es lógico que el niño, con menos experiencia y un ser absolutamente dependiente, tenga sentimientos parecidos.

Por eso, esta transición debe ir acompañada por los padres, de modo que los miedos del niño se vayan alejando de forma gradual. Llegará un momento en el que el niño no tenga miedo de dormir solo en su habitación.

¿Cómo ayudar a tu hijo a dormir solo?

Uno de los consejos más efectivos para que tu hijo pueda dormir solo es decorar el dormitorio de forma temática. Para ello podemos hacerlo con algún tema que le interesa o le fascine, por ejemplo, sus dibujos favoritos.

También, podemos conseguir la iluminación correcta. Para ello, el mercado ofrece gran variedad de luces que dan calidez al ambiente evitando que el niño tenga miedo a la oscuridad.

Todos estos consejos tienen como objetivo preparar el cuerpo para el descanso. Así, estimulamos el funcionamiento de la melatonina, que es la que induce al sueño. 

Para completar este proceso, leerles un cuento es muy efectivo, ya que la mayoría de niños se duerme antes de que termine.

¿Qué hacer si mi hijo no quiere dormir solo?

A la hora de dormir es importante establecer para el niño una serie de rutinas. Es decir, bañarse a la misma hora, cenar a la misma hora y acostarse a la misma hora.

Aunque parezca estricto, estas rutinas que siempre se cumplen hacen que el niño se sienta seguro. El hecho de hacer las cosas de forma diferente al niño le causa temor y le transmite inseguridad. Por eso, es necesario que las rutinas sean estrictas y se cumplan todos los días. Más adelante, estas rutinas se irán transformando en hábitos.

De esta manera, el niño aprenderá a dormir por la noche sin miedo, sabiendo que sus padres están en su habitación y que vendrán en el caso de que él los necesite.

Madre acariciendo a su hija mientras duerme

Además, existen en el mercado una gran variedad de juguetes para enseñar a un niño a dormir solo, que ellos podrán meter en sus camas y abrazarlos para sentir una mayor seguridad.

Trucos y consejos para que tu hijo duerma solo

El hecho de que el niño no pueda dormir solo, generalmente se debe a distintas concesiones que han hecho sus padres. Por diversos motivos los padres permiten que sus niños duerman en su cama y los niños se sienten seguros al hacerlo.

Esta doble acción realizada por padres y pequeños, retrasa el momento en que el niño finalmente pueda dormir solo.

El tiempo pasa, el niño crece y se mueve mucho y al final nadie descansa correctamente. Por no hablar del hecho de que la pareja pierde su intimidad.

Es muy importante que este mal hábito sea erradicado de una vez por todas. El niño debe dormir solo, sentirse seguro aunque no estén sus padres y no tener miedo a la oscuridad.

Trucos para enseñar a un niño a dormir solo

  • Llevarlo a su dormitorio a partir de los 6 meses: a partir de esta edad el niño ya puede estar solo en su habitación. Si se espera a los 8 meses, resulta más difícil porque el bebé puede experimentar ansiedad por separación.
  • Ser firmes en la decisión: una vez que se toma la decisión hay que mantenerla. A los 2 años se le quitan los barrotes a la cuna para que el niño pueda bajarse de la cuna solito. Si durante la noche, el niño va a la cama de los padres, uno de los dos debe levantarse y llevarlo de nuevo a su cuna.
  • Ser constante en la decisión tomada: resulta confuso para el niño que un día se diga o haga una cosa y al día siguiente se haga lo contrario. Si tiene una pesadilla o llora por algún motivo, los padres deben ir al dormitorio del niño y no al revés. El mismo criterio se aplica cuando se enferma. Es preferible que uno de los dos duerma en la habitación con él y no llevarlo a la cama de los padres.
  • Acomodar el sueño del niño: si duerme 8 o 9 horas de una sola vez, es conveniente que lo haga de noche y no a mitad de tarde. Para crear el hábito es conveniente que el niño se acueste siempre a la misma hora.
  • Establecer antes de dormir una rutina de relajación: esto inducirá naturalmente el sueño: un baño caliente, una canción, leerle un cuento, un muñeco con el cual abrazarse, etc.

Juguetes o accesorios para enseñar a un niño a dormir solo

Si a tu hijo le cuesta calmarse a la hora de dormir o siente miedo a la oscuridad, en el mercado podrás ver que hay juguetes que facilitan este momento.

Algunos son peluches tradicionales y otros son accesorios especialmente diseñados para inducir el sueño en bebés y niños.

Niño dormido abrazado a su muñeco

Los siguientes juguetes serán de gran ayuda cuando acuestes a tu hijo a dormir:

  • Peluches tradicionales: como son de textura suave al ser acariciados por los niños le producen una sensación de satisfacción y relajación.
  • Accesorios con luz: la luz que producen generan un buen clima de descanso además de quitar los miedos.
  • Juguetes y accesorios con música: una música suave relaja el cuerpo e induce el sueño gradualmente.
  • Juguetes que combinan luz y música: al igual que los anteriores, estos juguetes tienen una doble acción.
  • Móviles musicales para cunas: es ideal para los bebés porque mirando sus formas movibles y escuchando sus melodías se van quedando dormidos.
  • Doudou: es una manta con una cabeza de animal que puede abrazarse como si fuera la almohada.

Lámpara LED

Las luces que normalmente vienen para iluminar la noche de los niños son lámparas LED, ya que no se recalientan. Es por ello que se fabrican de un material suave para que las coloquen dentro de su cama si así lo desean o pueden abrazarlas mientras duermen.

Estas lámparas suelen tener un panel táctil de 360º. Esto significa que cualquiera sea el lugar en el que la toquemos, se modificará su color y brillo. Suelen tener distintos niveles de intensidad y tonalidades de diferentes colores.

Niño sujeta luz LED que le ayuda a dormir solo por la noche

Con la intensidad alta la iluminación es suficiente como para leer un cuento sin necesidad de otra luz. La intensidad más suave crea el clima necesario para un buen descanso y el niño no tendrá problema al dormir solo.

Normalmente tienen una vida útil de unas 20.000 horas. Se suelen cargar por USB, y son 100% seguras, pueden llevarlas a la boca sin que ocurra ningún problema. Se pueden conseguir en diferentes formas para que puedas elegir aquella que más le guste a tu niño.

Además, cuentan con un temporizador para que la luz se apague después de cierto tiempo.

Luz nocturna infantil

La luz nocturna de silicona es ideal para dormir por la noche sin miedo. Con diferentes formas, algunas de muñecos pequeños. Además, es seguro y lavable y los niños los pueden apretar sin problemas recuperando su forma una vez que lo sueltan.

Tienen una batería de litio que dura unas 12 horas recargándose con un USB. Tiene también un mando a distancia con alcance desde 7 metros de distancia. Cuenta además con varios modos de iluminación, apagado automático y se oferta en varios colores diferentes. 

Lámpara de noche ayuda a esta niña a dormir sola por la noche

Hay que tener en cuenta que este tipo de iluminación LED, de alta eficiencia energética, no daña la vista, tampoco daña el medio ambiente y gradualmente elimina el miedo a la oscuridad.

Proyector infantil

Una forma diferente de ambientar el dormitorio para que los niños duerman es con un proyector infantil.

Es ideal para los bebés pero también para los niños que sienten miedo a la oscuridad. La infancia es una etapa que puede generar miedos a la hora de dormir. Los juguetes para enseñar a un niño a dormir solo son un buen recurso para lograr ese objetivo.

Algunos proyectan un hermoso cielo estrellado y otros un fondo marino. Disponen de botones que activan o desactivan la rotación de la proyección en 360º, cambian los colores de dicha proyección, además de encender o apagar.

Puede quitarse la proyección y dejar una luz cálida que será ideal para los pequeños a los que les cuesta dormir.

Proyector para la oscuridad

Es un producto seguro que no daña la vista. Están fabricados en materiales como ABS, PVC y PC. Además es posible adquirirlo a pilas o con conexión a un cable USB.

Algunos proyectores tienen otras temáticas como fiesta de cumpleaños, universo, constelaciones, mundo marino, cielo estrellado, etc.

Tienen también la opción de proyectar solamente en un lugar determinado o girar 360º, ajuste de brillo e intensidad.

En algunos modelos encontrarás que tienen melodías con su correspondiente botón para ajustar su volumen. En algunos casos, con sensores táctiles.

Luz con sensor de movimiento

En este tipo de juguetes para enseñar a un niño a dormir solo la gran novedad es el sensor que se activa con el movimiento y que el niño podrá encender a su antojo.

Viene con una gran variedad de figuras conocidas, como los héroes favoritos de los pequeños. Se pueden colgar tanto de una pared como del borde de una silla o colocarse en la mesita de luz.

Tiene luz cálida LED y funciona con 2 pilas AAA. Estas lámparas estimulan la imaginación de los niños mientras los ayuda a dormir por la noche sin miedo.

Lograr que los pequeños consigan un buen descanso todas las noches y que dejen atrás sus temores, se traducirá en una infancia feliz y tranquila. Tendrán un buen ánimo durante todo el día y una gran energía cuando realice todas sus actividades diarias y en su tiempo libre como, por ejemplo, montar en bici.

Compartir 😊

Publicaciones Similares